fbpx

Haz una cita y visítanos

Solicitar información

Arquitectura de los espacios escolares

Frecuentemente cuando buscamos escuela para nuestros hijos, nos preguntamos sobre la excelencia académica, el acompañamiento escolar, la comunicación cercana con los padres de familia, inclusive la carga de tareas; sin embargo, se hace necesario un recorrido por las instalaciones y, en muchas ocasiones, la impresión de los espacios físicos, áreas verdes y la tranquilidad que se respira es parte de la decisión para que nuestros hijos sean parte de la Comunidad Educativa.

Estas inquietudes recurrentes no son ocurrencias efímeras o espontáneas, al contrario contienen un alto grado emocional. La decisión para ingresar a un Colegio pasa al menos por cuatro fases: por un proceso de reconocimiento del lugar y dinámica escolar; identificación de los agentes educativos e integrantes de la Comunidad Educativa; apropiación del espacio escolar analizando si es posible ser un integrante más; y la salvedad económica.

El tema del espacio escolar es un aspecto fundamental en la toma de decisiones; refiere a la vista de exteriores que puede presentar un Colegio y a la organización del aula escolar. En ambos casos, se recurre a un diseño arquitectónico ex profeso para el espacio escolar.

En el XIII Coloquio Internacional de Geocrítica, efectuado en Barcelona, España (2014), Parra Monserrat reflexionó sobre la carga simbólica que representan los edificios y espacios escolares en el desarrollo socioafectivo de los integrantes de la Comunidad Educativa. Este autor describe a los espacios escolares como “lugares de memoria y espacios de sociabilidad”. Sean espacios públicos o privados, de tránsito, de estancia o convivencia, cada uno de estos se caracteriza con una posibilidad de acción, relación y de aprendizaje.

Numerosos proyectos de innovación están poniendo el foco en el diseño de espacios educativos y la arquitectura del Colegio; y lo están entendiendo como un espacio semiótico capaz de reproducir varios y diferentes mensajes que son parte de la educación en las personas.

Las escuelas del SXXI piden a gritos que se flexibilicen los espacios; que pasen de ser espacios cerrados a abiertos.

Un estudio realizado en la Universidad de Salford, (Estocolmo) ofrece datos científicos acerca de que el entorno físico lleva una correlación con el rendimiento académico. En el estudio se investigó el desarrollo de varios grupos de alumnos teniendo en cuenta distintos parámetros de diseño de sus aulas y centros educativos. Algunos de éstos eran, por ejemplo, la orientación del aula, la cantidad de luz natural, el ruido, la temperatura, la flexibilidad de los espacios, el color o la calidad del aire. Parecieran aspectos que pueden resultar menores o hasta insignificantes, resultaron ser determinantes para concluir que los espacios educativos juegan un papel destacado en el aprendizaje de los alumnos.

En la literatura de la arquitectura del espacio escolar se ha abierto un debate sobre la importancia del acomodo y ubicación de muebles y materiales, selección de colores, presencia de áreas naturales y relación espacial entre docentes y alumnos. Las posturas del debate se centran en cuál es el acomodo preciso para reflejar las tendencias educativas; en cómo proyectar el mensaje que la educación de hoy está centrada en el estudiante, desde la arquitectura escolar.

En resumen, la arquitectura escolar influye en la decisión de pertenecer o no a una Comunidad Educativa. Como padres, no desestimemos esta postura antes de decidir en qué escuela creemos que estarían mejor nuestros hijos.

Mtra. Ligia Eugenia Aparicio Vallejo
Consejo de Desarrollo Académico
Alianz Comunidad Estudiantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CONTÁCTANOS

Tels:     (999) 1769207

 

Tels. de conmutador:

             (999) 2525520

             (999) 2525521

             (999) 2525522

             (999) 2525523

admision@alianz.edu.mx

recursoshumanos@alianz.edu.mx

REDES SOCIALES

Arquitectura de los espacios escolares

Frecuentemente cuando buscamos escuela para nuestros hijos, nos preguntamos sobre la excelencia académica, el acompañamiento escolar, la comunicación cercana con los padres de familia, inclusive la carga de tareas; sin embargo, se hace necesario un recorrido por las instalaciones y, en muchas ocasiones, la impresión de los espacios físicos, áreas verdes y la tranquilidad que se respira es parte de la decisión para que nuestros hijos sean parte de la Comunidad Educativa.

Estas inquietudes recurrentes no son ocurrencias efímeras o espontáneas, al contrario contienen un alto grado emocional. La decisión para ingresar a un Colegio pasa al menos por cuatro fases: por un proceso de reconocimiento del lugar y dinámica escolar; identificación de los agentes educativos e integrantes de la Comunidad Educativa; apropiación del espacio escolar analizando si es posible ser un integrante más; y la salvedad económica.

El tema del espacio escolar es un aspecto fundamental en la toma de decisiones; refiere a la vista de exteriores que puede presentar un Colegio y a la organización del aula escolar. En ambos casos, se recurre a un diseño arquitectónico ex profeso para el espacio escolar.

En el XIII Coloquio Internacional de Geocrítica, efectuado en Barcelona, España (2014), Parra Monserrat reflexionó sobre la carga simbólica que representan los edificios y espacios escolares en el desarrollo socioafectivo de los integrantes de la Comunidad Educativa. Este autor describe a los espacios escolares como “lugares de memoria y espacios de sociabilidad”. Sean espacios públicos o privados, de tránsito, de estancia o convivencia, cada uno de estos se caracteriza con una posibilidad de acción, relación y de aprendizaje.

Numerosos proyectos de innovación están poniendo el foco en el diseño de espacios educativos y la arquitectura del Colegio; y lo están entendiendo como un espacio semiótico capaz de reproducir varios y diferentes mensajes que son parte de la educación en las personas.

Las escuelas del SXXI piden a gritos que se flexibilicen los espacios; que pasen de ser espacios cerrados a abiertos.

Un estudio realizado en la Universidad de Salford, (Estocolmo) ofrece datos científicos acerca de que el entorno físico lleva una correlación con el rendimiento académico. En el estudio se investigó el desarrollo de varios grupos de alumnos teniendo en cuenta distintos parámetros de diseño de sus aulas y centros educativos. Algunos de éstos eran, por ejemplo, la orientación del aula, la cantidad de luz natural, el ruido, la temperatura, la flexibilidad de los espacios, el color o la calidad del aire. Parecieran aspectos que pueden resultar menores o hasta insignificantes, resultaron ser determinantes para concluir que los espacios educativos juegan un papel destacado en el aprendizaje de los alumnos.

En la literatura de la arquitectura del espacio escolar se ha abierto un debate sobre la importancia del acomodo y ubicación de muebles y materiales, selección de colores, presencia de áreas naturales y relación espacial entre docentes y alumnos. Las posturas del debate se centran en cuál es el acomodo preciso para reflejar las tendencias educativas; en cómo proyectar el mensaje que la educación de hoy está centrada en el estudiante, desde la arquitectura escolar.

En resumen, la arquitectura escolar influye en la decisión de pertenecer o no a una Comunidad Educativa. Como padres, no desestimemos esta postura antes de decidir en qué escuela creemos que estarían mejor nuestros hijos.

Mtra. Ligia Eugenia Aparicio Vallejo
Consejo de Desarrollo Académico
Alianz Comunidad Estudiantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arquitectura de los espacios escolares

Frecuentemente cuando buscamos escuela para nuestros hijos, nos preguntamos sobre la excelencia académica, el acompañamiento escolar, la comunicación cercana con los padres de familia, inclusive la carga de tareas; sin embargo, se hace necesario un recorrido por las instalaciones y, en muchas ocasiones, la impresión de los espacios físicos, áreas verdes y la tranquilidad que se respira es parte de la decisión para que nuestros hijos sean parte de la Comunidad Educativa.

Estas inquietudes recurrentes no son ocurrencias efímeras o espontáneas, al contrario contienen un alto grado emocional. La decisión para ingresar a un Colegio pasa al menos por cuatro fases: por un proceso de reconocimiento del lugar y dinámica escolar; identificación de los agentes educativos e integrantes de la Comunidad Educativa; apropiación del espacio escolar analizando si es posible ser un integrante más; y la salvedad económica.

El tema del espacio escolar es un aspecto fundamental en la toma de decisiones; refiere a la vista de exteriores que puede presentar un Colegio y a la organización del aula escolar. En ambos casos, se recurre a un diseño arquitectónico ex profeso para el espacio escolar.

En el XIII Coloquio Internacional de Geocrítica, efectuado en Barcelona, España (2014), Parra Monserrat reflexionó sobre la carga simbólica que representan los edificios y espacios escolares en el desarrollo socioafectivo de los integrantes de la Comunidad Educativa. Este autor describe a los espacios escolares como “lugares de memoria y espacios de sociabilidad”. Sean espacios públicos o privados, de tránsito, de estancia o convivencia, cada uno de estos se caracteriza con una posibilidad de acción, relación y de aprendizaje.

Numerosos proyectos de innovación están poniendo el foco en el diseño de espacios educativos y la arquitectura del Colegio; y lo están entendiendo como un espacio semiótico capaz de reproducir varios y diferentes mensajes que son parte de la educación en las personas.

Las escuelas del SXXI piden a gritos que se flexibilicen los espacios; que pasen de ser espacios cerrados a abiertos.

Un estudio realizado en la Universidad de Salford, (Estocolmo) ofrece datos científicos acerca de que el entorno físico lleva una correlación con el rendimiento académico. En el estudio se investigó el desarrollo de varios grupos de alumnos teniendo en cuenta distintos parámetros de diseño de sus aulas y centros educativos. Algunos de éstos eran, por ejemplo, la orientación del aula, la cantidad de luz natural, el ruido, la temperatura, la flexibilidad de los espacios, el color o la calidad del aire. Parecieran aspectos que pueden resultar menores o hasta insignificantes, resultaron ser determinantes para concluir que los espacios educativos juegan un papel destacado en el aprendizaje de los alumnos.

En la literatura de la arquitectura del espacio escolar se ha abierto un debate sobre la importancia del acomodo y ubicación de muebles y materiales, selección de colores, presencia de áreas naturales y relación espacial entre docentes y alumnos. Las posturas del debate se centran en cuál es el acomodo preciso para reflejar las tendencias educativas; en cómo proyectar el mensaje que la educación de hoy está centrada en el estudiante, desde la arquitectura escolar.

En resumen, la arquitectura escolar influye en la decisión de pertenecer o no a una Comunidad Educativa. Como padres, no desestimemos esta postura antes de decidir en qué escuela creemos que estarían mejor nuestros hijos.

Mtra. Ligia Eugenia Aparicio Vallejo
Consejo de Desarrollo Académico
Alianz Comunidad Estudiantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arquitectura de los espacios escolares

Frecuentemente cuando buscamos escuela para nuestros hijos, nos preguntamos sobre la excelencia académica, el acompañamiento escolar, la comunicación cercana con los padres de familia, inclusive la carga de tareas; sin embargo, se hace necesario un recorrido por las instalaciones y, en muchas ocasiones, la impresión de los espacios físicos, áreas verdes y la tranquilidad que se respira es parte de la decisión para que nuestros hijos sean parte de la Comunidad Educativa.

Estas inquietudes recurrentes no son ocurrencias efímeras o espontáneas, al contrario contienen un alto grado emocional. La decisión para ingresar a un Colegio pasa al menos por cuatro fases: por un proceso de reconocimiento del lugar y dinámica escolar; identificación de los agentes educativos e integrantes de la Comunidad Educativa; apropiación del espacio escolar analizando si es posible ser un integrante más; y la salvedad económica.

El tema del espacio escolar es un aspecto fundamental en la toma de decisiones; refiere a la vista de exteriores que puede presentar un Colegio y a la organización del aula escolar. En ambos casos, se recurre a un diseño arquitectónico ex profeso para el espacio escolar.

En el XIII Coloquio Internacional de Geocrítica, efectuado en Barcelona, España (2014), Parra Monserrat reflexionó sobre la carga simbólica que representan los edificios y espacios escolares en el desarrollo socioafectivo de los integrantes de la Comunidad Educativa. Este autor describe a los espacios escolares como “lugares de memoria y espacios de sociabilidad”. Sean espacios públicos o privados, de tránsito, de estancia o convivencia, cada uno de estos se caracteriza con una posibilidad de acción, relación y de aprendizaje.

Numerosos proyectos de innovación están poniendo el foco en el diseño de espacios educativos y la arquitectura del Colegio; y lo están entendiendo como un espacio semiótico capaz de reproducir varios y diferentes mensajes que son parte de la educación en las personas.

Las escuelas del SXXI piden a gritos que se flexibilicen los espacios; que pasen de ser espacios cerrados a abiertos.

Un estudio realizado en la Universidad de Salford, (Estocolmo) ofrece datos científicos acerca de que el entorno físico lleva una correlación con el rendimiento académico. En el estudio se investigó el desarrollo de varios grupos de alumnos teniendo en cuenta distintos parámetros de diseño de sus aulas y centros educativos. Algunos de éstos eran, por ejemplo, la orientación del aula, la cantidad de luz natural, el ruido, la temperatura, la flexibilidad de los espacios, el color o la calidad del aire. Parecieran aspectos que pueden resultar menores o hasta insignificantes, resultaron ser determinantes para concluir que los espacios educativos juegan un papel destacado en el aprendizaje de los alumnos.

En la literatura de la arquitectura del espacio escolar se ha abierto un debate sobre la importancia del acomodo y ubicación de muebles y materiales, selección de colores, presencia de áreas naturales y relación espacial entre docentes y alumnos. Las posturas del debate se centran en cuál es el acomodo preciso para reflejar las tendencias educativas; en cómo proyectar el mensaje que la educación de hoy está centrada en el estudiante, desde la arquitectura escolar.

En resumen, la arquitectura escolar influye en la decisión de pertenecer o no a una Comunidad Educativa. Como padres, no desestimemos esta postura antes de decidir en qué escuela creemos que estarían mejor nuestros hijos.

Mtra. Ligia Eugenia Aparicio Vallejo
Consejo de Desarrollo Académico
Alianz Comunidad Estudiantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arquitectura de los espacios escolares

Frecuentemente cuando buscamos escuela para nuestros hijos, nos preguntamos sobre la excelencia académica, el acompañamiento escolar, la comunicación cercana con los padres de familia, inclusive la carga de tareas; sin embargo, se hace necesario un recorrido por las instalaciones y, en muchas ocasiones, la impresión de los espacios físicos, áreas verdes y la tranquilidad que se respira es parte de la decisión para que nuestros hijos sean parte de la Comunidad Educativa.

Estas inquietudes recurrentes no son ocurrencias efímeras o espontáneas, al contrario contienen un alto grado emocional. La decisión para ingresar a un Colegio pasa al menos por cuatro fases: por un proceso de reconocimiento del lugar y dinámica escolar; identificación de los agentes educativos e integrantes de la Comunidad Educativa; apropiación del espacio escolar analizando si es posible ser un integrante más; y la salvedad económica.

El tema del espacio escolar es un aspecto fundamental en la toma de decisiones; refiere a la vista de exteriores que puede presentar un Colegio y a la organización del aula escolar. En ambos casos, se recurre a un diseño arquitectónico ex profeso para el espacio escolar.

En el XIII Coloquio Internacional de Geocrítica, efectuado en Barcelona, España (2014), Parra Monserrat reflexionó sobre la carga simbólica que representan los edificios y espacios escolares en el desarrollo socioafectivo de los integrantes de la Comunidad Educativa. Este autor describe a los espacios escolares como “lugares de memoria y espacios de sociabilidad”. Sean espacios públicos o privados, de tránsito, de estancia o convivencia, cada uno de estos se caracteriza con una posibilidad de acción, relación y de aprendizaje.

Numerosos proyectos de innovación están poniendo el foco en el diseño de espacios educativos y la arquitectura del Colegio; y lo están entendiendo como un espacio semiótico capaz de reproducir varios y diferentes mensajes que son parte de la educación en las personas.

Las escuelas del SXXI piden a gritos que se flexibilicen los espacios; que pasen de ser espacios cerrados a abiertos.

Un estudio realizado en la Universidad de Salford, (Estocolmo) ofrece datos científicos acerca de que el entorno físico lleva una correlación con el rendimiento académico. En el estudio se investigó el desarrollo de varios grupos de alumnos teniendo en cuenta distintos parámetros de diseño de sus aulas y centros educativos. Algunos de éstos eran, por ejemplo, la orientación del aula, la cantidad de luz natural, el ruido, la temperatura, la flexibilidad de los espacios, el color o la calidad del aire. Parecieran aspectos que pueden resultar menores o hasta insignificantes, resultaron ser determinantes para concluir que los espacios educativos juegan un papel destacado en el aprendizaje de los alumnos.

En la literatura de la arquitectura del espacio escolar se ha abierto un debate sobre la importancia del acomodo y ubicación de muebles y materiales, selección de colores, presencia de áreas naturales y relación espacial entre docentes y alumnos. Las posturas del debate se centran en cuál es el acomodo preciso para reflejar las tendencias educativas; en cómo proyectar el mensaje que la educación de hoy está centrada en el estudiante, desde la arquitectura escolar.

En resumen, la arquitectura escolar influye en la decisión de pertenecer o no a una Comunidad Educativa. Como padres, no desestimemos esta postura antes de decidir en qué escuela creemos que estarían mejor nuestros hijos.

Mtra. Ligia Eugenia Aparicio Vallejo
Consejo de Desarrollo Académico
Alianz Comunidad Estudiantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *